arabic milf alina angel loves anal with young bbc


árabe milf alina angel ama anal con jóvenes de la bbc Con el tiempo, comenzamos a pasar el rato en Internet y charlar juntos. Quería que hablara con hombres. Francamente, al principio no quería. Su insistencia y mi entusiasmo también nos empujaron a charlar con hombres extranjeros. Pequeñas conversaciones comenzaron a formarse. Con el tiempo, la dosis de estas conversaciones y el nivel de erotismo comenzaron a aumentar.
Pero estas conversaciones fueron instantáneas, se quedaron ahí. No pudimos encontrar el adecuado para mantenerlo. Algunos son muy pervertidos, otros apresurados, otros arrogantes wanted Queríamos a alguien que realmente me valorara y con quien pudiéramos compartir todo.
Con el tiempo, encontramos a la persona que estábamos buscando y comenzamos a hablar con Msn. Su nombre es Mustafa. Era un hombre casado de 30 años con un trabajo. Estaba afligido porque no había conocido a una pareja casada durante años. Él realmente quería que fuéramos reales. Abrimos la ventana, yo llevaba mis pantalones deportivos. Era muy guapo, muy educado. No tenía prisa y su discurso fue muy nivelado. Charlamos de sexo de aquí para allá hasta la mañana.
Ahora hablábamos todos los días. Nuestras conversaciones con Mustafa continuaron, con o sin mi esposa. Él estaba realmente interesado en mí. Le caía bien. Todo iba muy bien. También estábamos haciendo algunas travesuras. Pasamos de mostrar mis senos instantáneamente a acariciar mi coño sin ser vistos frente a la cámara. También nos mostró su increíble herramienta. Él nos miraba y nos felicitaba mientras me besaba o acariciaba.
Estábamos contando fantasías y emocionándonos el uno al otro. Estaba teniendo sexo con mi esposa cuando ella podía cerrar la ventana y escucharnos. Nuestras voces eran tan excitantes para él. También sentimos un placer increíble por ello.
Estas conversaciones duraron un año. Mustafa y mi esposa quieren reunirse ahora, no podría decir que sucedería. Conoces una situación muy difícil. Tenía una novia oficialmente, a quien veía en cada oportunidad, tenía sexo virtual My Mi esposa también lo sabía. Había dos hombres en mi vida… Ambos realmente intentaban hacerme feliz…
Mustafa respetó mis límites. Él sabía todo sobre mí ahora. Pero mi todo Even incluso lo que me gusta estornudar And y finalmente, finalmente, le dije a Mustafa que cumpliera con el pedido de mi esposa. Estuvimos en diferentes ciudades. Estábamos demasiado lejos. El día que acordamos, me vestí como de costumbre. Mi esposa y yo fuimos a saludarla, con un suéter, una falda larga y un velo en la cabeza. Nunca hablamos.
Mustafa vino en autobús. Lo conocí cuando estaba en el autobús. Mi esposa estaba en un lugar diferente y yo estaba en un lugar diferente. Fue un placer para nosotros. Todavía estaba pensando que podría cambiar de opinión en la etapa final. Él me vio pero no me reconoció. Porque él nunca me había visto cubierto. El hombre que sabía dónde estaba en mi cuerpo, no podía reconocerme por mi tapadera.
Le dieron la mano a mi esposa. El clima era frío. Se alejaron de mí y estuve en la plataforma de descarga por un tiempo. Entraron en la estación de autobuses. Mi esposa estaba llamando. Dijo que fueras al auto. Acabo de decir que está bien. Fui al auto y esperé. Quería que mi esposa fuera y viniera a nuestra casa lo antes posible. Quince minutos después, los dos venían en dirección opuesta. No podía pensar en nada.
Mi esposa se puso al volante. Mustafa se sentó atrás y yo al frente. Mi esposa me sonreía, yo estaba muy nervioso, emocionado hasta la muerte. Mi esposa pisó el acelerador. Mustafa,
“¿No dirás bienvenido, Bouquet?”dijo. Ni siquiera podía girar la cabeza de emoción, con mi voz temblorosa.
“Bienvenido”, dije. Hablar contigo y con nosotros lo silenció. Realmente no sé por qué dije eso. Volvimos a casa. Yo iba al frente, mi esposa y Mustafa estaban detrás de mí. Entramos al apartamento. Abría las puertas rápido As como si alguien nos viera, nos atrapara, éramos criminales. …
Nuestro piso estaba en la planta baja. Entramos. Allí nos encontramos con los ojos por primera vez. Fuimos al pasillo. Se quitó el abrigo, yo lo compré. Tenía un abrigo en una mano. extendiendo mi mano,
“Bienvenido Mustafa”, dije. Se veía genial. sonriendo
“Bienvenido, Bouquet Bouquet” dijo. Simplemente nos dimos la mano con mi mano temblorosa cuando nos preguntábamos si besarnos o no, en la mejilla o en los labios. Fui y colgué su abrigo, no pude entrar de nuevo was estaba esperando frente a la puerta emocionada. Finalmente abre la puerta
Le dije: “Prepararé la cena.”En realidad, la cena estaba lista. La mesa solo estaría preparada. Fumé un cigarrillo en la cocina. Comencé a ponerlo sobre la mesa en la sala de estar.
“¿Podemos ayudar?”dijo mi esposa.
“Estará bien”, dije. Pusimos la mesa en poco tiempo sin hablar. No hablamos mucho mientras comíamos. Excepto por el viaje de Mustafa y el clima frío. Nos levantamos de la cena y limpiamos la mesa juntos. Mustafa
“¿Puedo ayudar con los platos?”dijo. Miré a mi esposa con vacilación, todavía tenía miedo de estar a solas con ella.…
“Oh, por supuesto, estará bien”, dijo mi esposa. Estábamos lavando los platos con Mustafa. Por supuesto, mi estado de tranquilidad e inquietud no escapó a sus ojos sensibles.
“Bouquet, por favor relájate. Pasaremos una linda velada. Como un amigo. Si quieres, puedo go de inmediato. Iré esta noche si quieres. Puedo quedarme aquí dos días si quieres. No estoy de humor para molestarte. Toda la decisión es tuya y de Mert””, dijo.
Me sentí aliviado por sus palabras. Porque si no queríamos, Mustafa no nos obligaría. Lavamos los platos.
“¿No te vas a quitar el pañuelo en la cabeza?”dijo. Me di cuenta cuando lo dijo, el velo todavía estaba en mi cabeza,
“Por supuesto que me lo quito, no es lo que siempre uso”, dije.
Fuimos al pasillo. Eran las ocho. Mi esposa me llamó y entramos al dormitorio. Abrazados
“Mi hermosa esposa, ¿cómo estás, cómo te sientes?”dijo.
“No lo sé, ¿cómo estás?”Dije.
“Estoy bien”, dijo mi esposa.
“Entonces yo también estoy bien”, dije. Nos reímos. Me dio un largo beso en los labios.
“Ya veo, estás muy emocionado, lo sé. Pero relájate, haz lo que se te ocurra, cariño”, dijo y regresó a la sala de estar. Serví té de inmediato.
Entré en el dormitorio y me desnudé por completo. No llevaba nada adentro. Tenía un vestido de noche rojo de una pieza. Tenía un escote triangular y un tirante de cuerda. Su espalda también estaba hendida. Recogí mi cabello largo en la parte superior con una horquilla. Me puse mis medias finas desnudas. El dobladillo de mi vestido estaba a solo una pulgada por encima de mis rodillas. Me puse un lápiz labial rojo brillante en los labios. Me miré en el espejo. Fui muy amable. Mi esposa estaba llamando
Le dije: “He servido té, volveré en cinco minutos.”Fue té. Lo puse en la bandeja, lo puse en la galleta. Fui a la sala de estar, ambos se sorprendieron cuando entré. Fui descuidado. Intentaba estar cómoda. Puse la bandeja sobre la mesa. Mi pareja
“Mi amor, te ves tan hermosa”, dijo. Volver a Mustafa
“Mustafa, ¿no te gustó?”Dije.
“Me gusta mucho, Buket, pero me quedo sin palabras, no encuentro las palabras para decirlo”, dijo ella también…
Me gustaba que dos hombres me gustaran así. Estaba tan emocionada. Me temblaban las manos. Me di la vuelta y les serví té. Estoy seguro de que ambos estaban mirándome el trasero. Ambos ojos parecieron salirse de sus órbitas mientras miraban mis pechos mientras ofrecía los tés.
Me senté al lado de mi esposa. Mustafa estaba frente a mí. Crucé las piernas. Mustafa no podía apartar los ojos de mis piernas. Mi esposo estaba hablando de lo hermosa, apasionada y sexy que soy. Estas conversaciones de mi esposa me hicieron sentir muy cómodo.
Le pregunté a Mustafa sobre su relación con su esposa. Dijo que tenía un hermoso matrimonio desde afuera, pero que su esposa era muy conservadora sexualmente.
No podía creerme a mí mismo. De qué estaba hablando con el secuaz y con un vestido sexy sobre mí, con las piernas cruzadas, junto a mi esposo frente a él… Hablábamos de la vida sexual del hombre como si fuera muy normal…
Simplemente no podía sacarme estos pensamientos de la cabeza. No importaba cuánto intentara estar cómodo, me temblaban las manos y la voz. Estábamos charlando. De vez en cuando, cuando no había nada de qué hablar, Mustafa o mi esposa intervenían y seguíamos hablando. El tiempo pasaba de alguna manera. También estábamos teniendo conversaciones sexuales.
Se acabó el té. Me levanté, fui a la cocina y serví té de nuevo. Entré en el dormitorio. Me puse mi falda corta con tirantes azules. Era tan corto que podía verlo todo. Tenía bragas azules y también me las puse. Entré. Ambos dijeron con admiración: “Oooo..”Tímidamente me senté junto a mi esposa de nuevo. Frente a Mustafa’t no crucé las piernas, pero por mucho que lo intenté, no pude evitar que se vieran mis bragas donde estaba sentada. Mustafa también notó que no me sentía cómodo, supongo, que estaba tratando de no mirarme. Estábamos charlando, ahora hablaba más. Me hacían hablar a propósito.
Fui a la cocina a tomar el té. Mi esposa estaba detrás de mí. Me abrazó en la cocina y besó mis labios durante mucho tiempo.
“Querida, todavía estás nerviosa. Si lo haces porque yo lo quiero, digámosle al hombre que se vaya.”No dije nada. Mi esposa fue a Mustafa. Estaba fumando en la cocina. Encendí el segundo cigarrillo. Mustafa vino esta vez My mis manos y pies temblaban por todas partes.
“¿Cómo estás, Bouquet?”Mira, si te sientes incómodo, solo dímelo.”
“No, en realidad no me molestaba actually simplemente no podía acostumbrarme a la situación. Me siento tan rara. Pero de alguna manera dije que nunca quería que te fueras. Pero no importa cuánto lo intente, con mi esposa, es difícil decirlo abiertamente”, dije.
“Te entiendo”, dijo. Estábamos de pie, se acercó y me tomó de la mano. Él dijo: “Por favor, relájate cariño If Si quieres que me vaya, me iré de inmediato, pero te lo ruego, déjame quedarme, créeme, no te arrepentirás.”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

© 2024 Bei handelt es sich um einen kostenlosen Hostingservice für Pornofilme. Du kannst dir ein verifiziertes Benutzerkonto erstellen, um auf unsere Website Pornofilme in verschiedenen Formaten hochzuladen. Jedes Pornofilm, das du hochlädst, wird in maximal 5 Arbeitstagen bearbeitet. Du kannst außerdem unseren Einbettungscode verwenden, um unsere Pornofilme auf anderen Websites zu teilen. Auf wirst du außerdem exklusive Pornoproduktionen finden, die von uns selbst gedreht wurden. Durchstöbere all unsere Sexkategorien und entscheide dich für deinen Favoriten: Amateur-Pornovideos, Analsex, Große Ärsche, Freundinnen, Blondinen, Brünetten, etc. In den entsprechenden Rubriken auf unserer Website sind außerdem auch Pornofilme zum Thema Gays und Shemales zu finden. Das Anschauen der Pornofilme ist vollkommen gratis! offre un servizio gratuito di hosting per video porno. Puoi creare il tuo account utente verificato per caricare video porno sul nostro sito in diversi formati. Ogni video che caricherai verrà gestito entro 5 giorni lavorativi. Puoi anche usare il nostro codice embed per condividere i video su altri siti. Su troverai anche produzioni porno esclusive girate da noi. Naviga liberamente fra le sezioni categorizzate di sesso e scegli la tua preferita: amatoriale, anal, culone, fidanzate, bionde, more, ecc… Potrai anche trovare porno gay e video porno trans nelle rispettive sezioni del nostro sito. Tutti i video porno sono visibili gratuitamente!